EJERCICIOS DE REHABILITACION /

Maniobras para curar el vertigo posicional

Que son la maniobras de liberación

El progresivo conocimiento del mecanismo por el que se produce el vértigo posicional paroxístico benigno a partir de los años 70, con la conclusión final de que la inmensa mayoría de los casos se deben a restos de microcristales que se desplazan dentro del oído interno al mover el craneo produciendo la sensación de vértigo, permitió desarrollar diferentes formas de tratar la enfermedad:

Ejercicios de Brandt Daroff

El fundamento de estos ejercicios diseñados en los años 80 es llegar a dos objetivos:

  • Conseguir que los restos de microcristales se dispersen y se disuelvan al agitar el líquido del oído interno en el que se encuentran.
  • Activar mecanismos de habituación al repetir el estímulo de forma que finalmente deje de generar una sensación desagradable.

Al realizar estos ejercicios en cada movimiento desplazamos el líquido del oído con lo que sentimos vértigo que desaparece progresivamente al repetir los movimientos.

Se ha comprobado que estos ejercicios resuelven más del 80% de los casos entre semanas de tratamiento.

Maniobras de Liberación

A principios de los años 90 dos investigadores de forma independiente, John Epley y Alain Semont, diseñaron maniobras que cambiaron la forma de actuar ante esta enfermedad. Son maniobras con tasas de curación superior al 90% y lo que resulta aún más sorprendente, la curación se produce en un elevado número de casos, de forma prácticamente inmediata. De esta forma los ejercicios de Brandt Daroff pasaron a segunda línea dentro de las terapias aplicadas dado que su eficacia es algo menor y, sobre todo, el tiempo necesario para conseguir la curación es mayor.

El objetivo de estas maniobras es movilizar el residuo de microcristales desde el canal semicircular en el que esta produciendo el vértigo hacia el utrículo, una cámara de mayor tamaño del oído interno en la que los microcristales dejan de producir problemas desapareciendo finalmente por disolución.

Para poder identificar en cual de los canales semicirculares se encuentra el residuo debemos de realizar la llamada maniobra de provocación, que no es otra cosa que tumbar al paciente en una camilla buscando reproducir el vértigo que el paciente sufre habitualmente en su domicilio. En esta maniobra reproducimos los síntomas que el paciente está sufriendo habitualmente, una sensación de vértigo autolimitada de menos de 10 segundos de duración, y a partir de aquí podemos curar su enfermedad de forma inmediata. Es su ultimo vértigo antes de curarse, perfectamente tolerable y previo a la solución de su problema.

Cuidados tras las maniobras de liberación.

Recomendamos ciertos cuidados tras las maniobras de liberación buscando evitar que los residuos que hemos movilizado vuelvan de nuevo al canal. Por ello tras realizarle una maniobra le recomendaremos que durante unos días evite realizar movimientos bruscos con la cabeza, intentará evitar el decúbito sobre el oído tratado durante la noche, y dormirá con el cabezal de la cama incorporado durante 48 horas.

ALTUNA & SAGA 2013 | Policlínica Gipuzkoa, Paseo Miramón 174 20014 Donostia San Sebastián | Teléfono Consulta : 943 000 928